Trayectoria de Yiye Avila, ayudemoslo con oracion y ayuno.

Your video will begin in 5


74 Vistas
Published
La vida de un predicador, nos enseña que nunca debemos de descuidar el camino a la salvación, siempre cotejarlo con la palabra de Dios, para no hacer nuestra voluntad ni la de otros antes que la voluntad del Altísimo.

Que siempre nuestro objetivo debe ser Dios antes que cualquier cosa, porque cuando perdemos el camino (que es fácil en cuanto dejamos de hacer la voluntad de Dios), se comenzara a notar en las obras que realizamos, aun que pretendamos que no se note o lo deseemos ocultar y aquel apartado no se dará cuenta del cambio de rumbo que ha tomado, pero si aun hay gracia para él, Dios le llama la atención para jalarlo a Él, a su senda antigua; pero si el pecador persiste en perderse, ya no hay más que hacer, pues su marca que acepto fue la de Satanás (sus obras son de maldad), no la marca del cordero (arrepentimiento, compartiendo, ayudando al necesitado, perdonando al cercano y lejano, siendo manso, humilde, paciente, no guardando rencores ni fomentando la vanidad, ayunando, teniendo misericordia con todos, orando, pero sobre todo leer y hacer la voluntad de Dios que está en las Sagradas Escrituras), que es obediencia a Dios en todo momento de nuestra vida no solo cuando se va al templo.

La voluntad de Dios esta descrita en el Libro Sagrado (La Biblia), y ahí está como salvarnos, porque si no nos arrepentimos de verdad del mal (apartándonos de todas nuestras maldades, dejándolas de hacer), Dios no perdonara ningún pecado, hasta que demos muestras de verdadero arrepentimiento que es no volviendo hacer eso malo (odios, rencores, adulterios, fornicaciones, venganzas, asesinatos, violaciones, violento, vicios, peleonero, vulgar, adorador de cualquier figura sea del material que sea, avaricioso, robos, mentiras, chismes y tantos pecados descritos en las Sagradas Escrituras).

Tener fe es creer con toda certeza que lo que nos dice Dios en su Bendita Palabra (Biblia), es cierto y haciendo con obras lo que Él nos pide confirma nuestra fe. Si se cree y no se hace, de nada sirve; pero si se hace y se cree, bienaventurados eres porque has entrado al reino de los cielos, y perseverar así hasta el final de nuestra vida, ya que Satanás (espíritu maligno invisible), no se dará por vencido, pues tratara de tumbarnos y hacer que regresemos al mundo de maldad para que no logremos el trofeo de la vida eterna; vendrán pruebas, las cuales se deben de superar, desde burlas, odios, insultos, maltrato físico, inclusive la muerte, etc. Pero nunca debemos de odiar al que nos hace mal, sino al contrario deseándole sea perdonado sus faltas por Dios y tome el mismo camino del santo, para que tenga la misma oportunidad que nosotros estamos gozando, y si permanecemos hasta morir, nos salvemos juntamente y vivir eternamente en gozo con Dios. ¡Dios Bendito y Santo! ¡Solo en ti hay salvación y paz! Paz a vos a todos ustedes, que Dios les llene de bendiciones y ustedes permitan que su palabra entre en sus corazones, y hagan la voluntad de Dios para que no la conviertan en maldición. ¡Amén!
Categoría
Yiye Ávila
Inicia Sesión o Registrate para dejar comentarios.
Anímate! Se el primero en comentar este video